Vivir en pareja es uno de esos grandes pasos que uno al final termina dando, cuando se encuentra en una relación estable y realmente quiere estar con esa persona que le hace feliz día a día.

❤️?Sorpresas románticas que enamoraran a tu pareja

Vivir en pareja

Este cambio en la relación y la convivencia a veces asusta y es normal. Existen muchos factores que nos impiden en un primer momento, proponer este paso tan importante.

Avanzar junto a esa persona ideal, para compartir todo un poco más: el amor, el tiempo, los defectos… puede generar dudas.Aunque cada pareja y situación personal es un mundo, no hay dos parejas iguales.

Algunas de las preguntas que más nos hace dudar al dar este paso es:

Ya sé que nos compenetramos de fábula en la intimidad, en los viajes que hacemos juntos, con nuestras amistades, pero…¿Tenemos el mismo concepto de convivencia? ¿Congeniaremos en el día a día?

Para aclarar estas dudas y descubrir que si los dos están dispuestos a poner de su parte te invitamos a que analices si para ti vivir en pareja se convertirá en una misión imposible o por el contrario, en una de los pasos más geniales de tu vida:

Analizar la convivencia previa a la de vivir en pareja

Normalmente antes de irte por primera vez a vivir con tu pareja, sueles:

1. Venir de vivir con los padres:

Si es tu caso o el de tu pareja, déjanos avisarte de que hay muchas personas (no todo el mundo, por supuesto) que están mal acostumbradas a que sus padres les hagan todas o buena parte de las labores de hogar.

Puedes encontrarte con que tu pareja piense que eres como ‘su padre o madre’ en el sentido de realizar las tareas del hogar (fregar, cocinar, limpiar, planchar…) y que si encima no se lo haces se enfaden.Para ello, lo mejor es hablarlo todo desde el inicio, antes incluso de estar viviendo en pareja.

Debes hacerle ver que ya no va a estar viviendo en casa con sus padres y que tú no vas a actuar como tal, que se debe cumplir de forma equitativa con las labores del hogar.En este vídeo de la mediática Patricia Ramírez, podéis encontrar varios consejos que os ayudarán a organizaros:

2. Venir de vivir en un piso compartido:

Aunque parece que se acerca más y con una mejor preparación que la anterior para dar el salto y vivir con tu pareja… no siempre es así.

Por circunstancias económicas y al ser un estudiante o trabajador sin mucho dinero, nos es más rentable compartir piso. Pero lo compartes con gente que en la mayoría de los casos ni conoces hasta ese momento. O peor aún, ni llegas a conocer de verdad, ya que muchas veces lo único en común que tenéis es pagar una renta.

Aunque es cierto que las fiestas en los pisos de estudiantes originan gran cantidad de suciedad que obligan a organizarse o a poner un bote común para pagar a alguien que limpie por ti.Cada uno tiene una meta, un proyecto en ese momento (estudios, trabajo,…) de los cuales, las demás personas que viven contigo no forman parte, ni les interesa lo más mínimo.

La convivencia y los pequeños problemas que surgen se pueden soportar porque todos saben que su situación es algo temporal.En estos casos, convives con alguien más, porque no te queda más remedio.

El ponerte a convivir con tu pareja lo haces porque lo deseas realmente ( o debería ser así). Quieres abrirte a esa persona mostrándole  cómo eres, con tus defectos y tus virtudes.Puede que no seas el niño/a de papá y mamá que no sabe ni freírse un huevo frito. Pero la convivencia con tu pareja no se reduce solo a saber manejarse en las labores del hogar. Va mucho más allá de eso, no lo olvides. Compartimos contigo otro vídeo de los trucos para que tu pareja dure.

Un cosejo: ‘Céntrate en las cosas que funcionan’

3. Venir de vivir solo:

Aquí normalmente el mayor inconveniente que podemos encontrar, es que esa persona se abra y comparta como debe, un espacio que hasta el momento estaba reservado exclusivamente para sí mismo. No es fácil adaptarse y cambiar ciertas costumbres al ponerse a vivir con alguien más. cuando llevas ya un tiempo considerado viviendo solo y haciendo todo a tu manera, es difícil cambiar.

Uno puede manejarse perfectamente viviendo solo. Pero cuando entra otra persona e impone ciertas normas de convivencia, en ocasiones cuesta mucho más ‘aceptarlas’ que cuando se viene ya de vivir en una vivienda con más individuos.

Hay que tener claro que ese hogar ya no es una dictadura donde lo que uno diga va a misa. A partir de ahora estáis viviendo en pareja y se impone la democracia. En donde hay que aprender a negociar y a tener muuucha empatía para llevar una convivencia feliz y en armonía.Cuando estamos conviviendo con ‘ESA’ persona, empezamos a conocerla a otro nivel más profundo y viceversa. De modo que no os asusten los pequeños baches que podáis encontrar por el camino.

Realmente deseamos hacerlo, si no… ¿Para qué íbamos a vivir juntos? ¿Por el sexo?

No respondas. En este vídeo vamos a ver las ventajas y desventajas de vivir juntos por una pareja que lleva 2 añitos y no han muerto en el intento:

Si después de leer este post se han despejado esas pequeñas dudas que tenías para pedirle a tu pareja que viváis por fin juntos… ADELANTE!!!Y si quieres proponer este gran paso de una forma memorable, hazlo de una forma única y original, para que siempre os acordéis y empecéis con la ilusión de un niño.

Si os ha gustado esta entrada, dejadnos un comentario y no te olvides de compartir en tus redes sociales.