El Año Nuevo suele ser sinónimo de cambios o al menos, la intención de conseguirlos. Sin embargo, somo muchos los que por motivos de diversa índole no lo acaban cumpliendo. Y es esto es más normal de lo que piensas. Por eso, desde aquí te animamos a hacer un guiño gracioso y divertido a esos propósitos de Nuevo Año con una felicitación personalizada, que podrás enviar a tu cuñado, a tu hermana y hasta a ese amigo que parece que vive en un mundo paralelo para recordarle que, aunque ahora mismo esté muy motivado, en cuestión de días se habrá olvidado de lo que se había prometido. ¡No hay nada más divertido!

El Año Nuevo suele ser la excusa perfecta para replantearse la existencia si cabe. A casi todos nos gusta fijarnos nuevos objetivos, marcarnos propósitos a corto o largo plazo y un sinfín de excusas para posponer o directamente no cumplir con aquello, que nos hemos planteado para estrenar el año minutos antes. Y es que no hay que olvidar que estas fiestas navideñas invitan a pensar, tener los sentimientos a flor de piel e incluso, reflexionar sobre lo vivido hasta el momento.

Copas al alza brindando y festejando

Alentados por la motivación y la ilusión damos comienzo al Año Nuevo. Todos elaboramos una lista interminable de propósitos por cumplir y que poco o nada se ajustan verdaderamente a la realidad. Es aquí probablemente donde encontramos las respuestas a la pregunta principal de este artículo.

Llegados a este punto, ya te habrás planteado por qué el ser humano entonces se fija propósitos para el Año Nuevo, si en el fondo sabe que muchos de ellos no van a hacerse realidad. Para que todas las dudas queden solventadas, a continuación podrás entender algunos de los motivos que explican el por qué tus propósitos para este año 2022 no van a hacerse efectivos.

5 motivos por los cuales no cumplimos los propósitos de Año Nuevo

Dejar de fumar, empezar a hacer deporte o simplemente perder peso suelen ser los típicos objetivos que nos marcamos para empezar este nuevo año. Y es que no hay que olvidar que los propósitos de Año Nuevo suponen el cierre de una etapa pero el comienzo de una nueva, la cual siempre suele estar cargada de nuevos caminos, nuevos logros y metas que nos hagan sentir mejor. Pero la realidad es que al ser humano le fascina posponer y siempre encontrará mil y una excusas para no hacerlo. A continuación, te mostramos algunos de los argumentos por los cuales nadie o casi nadie acaba cumpliendo los propósitos de Año Nuevo:

1.Falta de compromiso

Motivados por dar inicio a una nueva etapa iniciamos algunos de esos cambios que tanto deseamos, pero la realidad es que esa fuerza se va diluyendo con el paso del tiempo hasta que perdemos el interés por completo. Esa pérdida de interés puede venir por muchos motivos, pero concretamente por la procrastinación.

2.No hay constancia

Emocionados y eufóricos planteamos propósitos para el nuevo Año, que luego no sabemos darle viabilidad en el tiempo. La pereza nos inunda y cualquier excusa, por pequeña que sea, nos parece mucho más atractiva que el propio objetivo que nos habíamos marcado a priori.

3.Pérdida de motivación

Probablemente muchos de los objetivos marcados hayan sido fruto de un momento pletórico personal que nada o poco tiene que ver con lo que realmente sabemos que podríamos obtener o conseguir a lo largo del año.

4.Propósitos de Año Nuevo demasiado ambiciosos

Cuando hablamos de ambiciosos hacemos referencia a que podrían ser inalcanzables. Lo ideal para esto sería idear y definir propósitos viables a corto plazo y realistas, que se ajusten al momento personal, a la situación social y económica y por supuesto, que pueda estar a nuestro alcance.

5.Objetivos muy redundantes

Es habitual que cada año retomemos aquellos logros que no cumplimos el año anterior. Y es que esto a veces puede resultar repetitivo y hasta abrumador porque puede que ya no queramos eso, no estemos en ese momento o simplemente no demos espacio a nuevas ideas y proyectos que tenemos en mente y que nos gustaría conseguir.

Como has podido comprobar los propósitos de Año Nuevo duran poco o nada. Si este año quieres sumarte al equipo de los objetivos que no lograste o que no lograrás, corre a hacer tu felicitación personalizada y dedicasela a esa persona que sabes que tampoco va a conseguirlo.