Últimamente un concepto que está cogiendo cada vez más fuerza en cualquier entorno social para mejorar tanto en lo personal como en lo profesional es la Inteligencia Emocional.

De hecho en el anterior post sobre cómo aumentar tu empatía hicimos una breve mención sobre este término que tanta fama está cogiendo actualmente.

Pero queremos descubrir el efecto que tiene el desarrollo de la inteligencia emocional en la mejora de una relación de pareja.

Responde a la pregunta…

¿Cómo te ayuda la inteligencia emocional en tu relación de pareja?

Lo primero de todo es tener claro ¿qué es la Inteligencia Emocional?

En pocas palabras, se trata de la capacidad de reconocer y regular tus propias emociones, al tiempo que también empatizas con otros y eres consciente de sus reacciones y sentimientos.

Si volvemos a la cuestión de cómo nos ayuda la IE en nuestras relaciones amorosas, ya se puede ir apreciando claramente por dónde van los tiros.

Si aprendemos a manejar nuestras emociones de manera más constructiva con nuestra pareja, lograremos desarrollar una conexión más profunda con ésta. Lo que se traducirá en una mayor satisfacción en nuestra relación.

No escucharás nunca en ninguna sesión de terapia de parejas decir al psicólogo de turno algo como…“La pareja se rompió porque eran demasiado comprensivas con las emociones de cada uno” ¡Ni por asomo!

Comprender las emociones propias y empatizar con las de tu pareja, es clave para evitar hacerse un daño innecesario entre dos personas que se aman tanto. Es clave para mejorar y poder avanzar en tu relación sentimental.

Te dejamos algunos consejos para mejorar la Inteligencia emocional en la relación de pareja para que juntos podáis gozar de buena salud emocional y demostraros que sois gente inteligente, porque en nuestra opinión, llega mucho más lejos en todas las facetas de la vida el que trabaja este tipo de inteligencia que el que tiene un alto coeficiente intelectual.

5 pasos para desarrollar la Inteligencia emocional en una relación

1. Ser conscientes de las necesidades y deseos de vuestra pareja.

Éste es de los primeros pasos para cualquiera que busque tener una buena relación sentimental.“No podemos construir o arreglar una relación en la que no nos estamos prestando atención el uno al otro”

Así que, el primer paso es prestar atención, observar las señales, aprender los patrones de nuestra pareja. Darnos cuenta de los estados de ánimo o sentimientos y ver cómo reaccionan cuando están bajos o por las nubes.

Debemos averiguar los factores que hacen desencadenar la tristeza o infelicidad en nuestra relación trabajando la empatía. 

Debemos tomar conciencia de las necesidades y deseos de nuestra pareja.

2. Descubrir vuestros nutrientes emocionales.

Éste puede ser un ejercicio (escrito o hablando) muy divertido de hacer y que os hará descubrir sentimientos y emociones que os unen y tal vez no teníais ni idea de que compartías.

Imaginaros que sois periodistas (pero no del Sálvame, que entonces vais a por los trapos sucios y eso no es) con necesidad de saber sobre cómo se siente o piensa tu pareja.Pueden ser cosas sencillas, por ejemplo, una ambición profesional, si deseáis tener hijos juntos, pasión por viajar y conocer un lugar o cultura determinados, etc.

manos juntas con zapatos de bebe

Se trata de comunicase y conocer a un nivel más profundo y emocional a vuestro compañero/a.

3. Descubrir los aspectos tóxicos de la relación.

Como el anterior punto, juntos podéis escribir una lista (o simplemente hablar) sobre los aspectos negativos de vuestra relación pero siempre de forma constructiva.

Esta parte es muy delicada y conviene que ambos tengáis un tiempo sin interrupciones para explicaros. Si no estáis de acuerdo en algo, al menos tenéis que ser conscientes del punto de vista emocional de tu pareja, es decir, cómo se siente ante esa discrepancia.

Una vez entendáis o averigüéis donde está el problema será más fácil “negociar” e intentar alcanzar puntos de encuentro.

Por ejemplo la implicación en las labores del hogar, o no pasar tiempo juntos lo suficiente, o cómo utilizar el dinero común.

4. Controlar las emociones que afectan a vuestra relación.

Este es uno de los pasos más cruciales para el desarrollo de la inteligencia emocional en la relación de pareja.

Por decirlo de alguna forma, cada relación tiene sus “trampas emocionales” que la dañan y hacen peligrar su estabilidad con el paso del tiempo.

Ya pueden ser celos, perdida de la confianza, miedo al compromiso, lenguaje agresivo o faltas de respeto en una discusión…

Desde luego esto no es sencillo y si es algo que puede afectar a vuestra relación y ponerla en peligro, lo mejor es hablar con un profesional porque te dará técnicas para poder controlar mejor estas dificultades.

Igual que cuando tienes tos vas al médico, cuando se “enferma” una emoción debemos ir a que nos curen… a todos nos pasa alguna vez en la vida. Así que naturalidad y humildad para dejarse ayudar. Merecerá la pena.

Además también puedes sufrir el llamado “efecto boomerang” y que esa emoción te vuelva a ti mismo porque las emociones son contagiosas, si por ejemplo se sienten celos constantemente por ciertas amistades, puede que tu pareja acabe devolviéndote “el favor” y le dé la vuelta a la tortilla sintiendo celos hacia ti.

Lo importante es entender las líneas que son clave y fallan en vuestra relación y empezar a trabajar sin dejarse llevar únicamente por las emociones.

5. Aprender a manejar los disparadores emocionales.

Una de las partes más difíciles sin duda en el desarrollo de la inteligencia emocional en la relación de pareja.

Este último paso es el objetivo final que muchas parejas intentan mejorar a lo largo de toda su relación. Una tarea constante.

pasar-tiempo-juntos-y-de-calidad

Una vez que hayas tomado conciencia de los sentimientos propios y de los de tu pareja, la clave estará en saber activar las emociones que complacen los patrones que os unen (hacer caso a las peticiones de pasar tiempo juntos) e intentar afrontar y evitar aquellas que debilitan vuestra felicidad (controlar y saber manejar la ira cuando te hablan de los gastos) y por tanto os alejan el uno del otro.

Y como hemos dicho en el punto anterior, si no sabéis como hacerlo es necesario pedir ayuda de un profesional.

La inteligencia emocional sólo entra en juego una vez que empiezas a poner esa relación y tu pareja por encima de todo. Y recuerda que no es malo fallar de vez en cuando y cometer errores, todos somos humanos.

Lo más importante es que sepas levantarte y continúes intentándolo porque querer es poder.

Si te ha gustado el post sobre Inteligencia emocional en la relación de pareja, no te olvides de compartirlo en tus redes sociales.