Un año más, la Navidad. Sus turrones y polvorones, ver a familiares después de un año entero y, cómo no, los regalos. ¿Quieres volver a elegir entre bufanda, libro o perfume o mejor buscamos juntos maneras de sorprender a los tuyos? Si optas por la segunda… te ayudamos con distintas formas originales de dar un regalo en Navidad.

Estamos más que acostumbrados a dar y a recibir regalos. Son varias las épocas que la sociedad ha marcado como ‘Momento de regalar’: cumpleaños, aniversarios, San Valentín y, sobre todas ellas, la Navidad. Tanto la llegada de Papá Noel como la de los Reyes Magos, son dos de los momentos más especiales de esta época. Con su magia, hacen felices a los más pequeños, pero también a los mayores porque, sin duda, es esta la época donde los adultos revivimos la ilusión de cuando éramos niños.

Y aunque sea una celebración marcada por lo material, podemos hacerla todo lo especial que nos propongamos sin necesitar demasiado presupuesto porque, muchas veces, lo inmaterial es lo bonito, lo emotivo y lo que tus familiares y amigos recordarán siempre, mucho más que el regalo en sí. ¡Coge papel y boli para apuntar porque te van a encantar todas nuestras propuestas!

entrega de regalo arbol

Ideas para poner los regalos de Papá Noel

Una de las costumbres presentes en la mayoría de las familias durante la Navidad es la llegada de Papá Noel o Santa Claus. La noche del 24 de diciembre se convierte en un momento mágico para los niños, pero también para los adultos. ¿A quién no le gusta recibir regalos?

Seguro que te suena la historia de, mientras estáis en la sobremesa de Nochebuena o en el despertar del Día de Navidad, se escucha un ruido y alguien dice: ‘¿Qué ha sido eso? ¡¡Papá Noel!!’. Todos corréis hacia el árbol de Navidad o la chimenea, donde a cada uno le aguarda uno o varios regalos. Emotivo e ilusionante, sí; pero cada año lo mismo. Por eso, queremos que este año puedas hacer algo diferente y sorprender a tus amigos y familiares. Te dejamos unas cuantas ideas que, seguro, te serán útiles.

Desde Laponia a tu casa

Papá Noel sentado en Navidad.

Ha llegado el momento de hacer algo diferente, de que este año seas tú quien proponga una idea original para convertir la llegada de Papá Noel en algo distinto. Si es posible, búscate un único aliado y no se lo cuentes a nadie más, y sigue estos pasos para que el propio Papá Noel vaya a tu casa este año.

  1. Organiza un amigo invisible. Así te asegurarás de que nadie se quede sin su respectivo regalo. Varios días antes, repartid a cada familiar un papel con el nombre de la persona a quien debe regalar este año. Estableced un presupuesto y, sobre todo, llevad en secreto quién es vuestro regalado.
  2. Compra un disfraz de Papá Noel. No es muy caro y lo puedes utilizar todos los años como una verdadera tradición. Añade una espesa barba blanca, unas pequeñas gafas redondas de juguete, guantes rojos y varios cojines en la tripa.
  3. Compra un gran saco rojo. Cuando cada familiar llegue a la casa donde se celebrará la cena, depositará su regalo en el mismo. Así, nadie puede ver quién ha regalado a quién, pero todos los regalos permanecerán juntos. Consejo: que no os vean los pequeños de la casa.
  4. Papá Noel entra por la puerta. Disfrázate, coge el saco y haz tu aparición de forma sorprendente. Sienta a cada familiar en tus rodillas y reparte los regalos de uno en uno. No olvides cambiar la voz para que los peques no te reconozcan.

Lo ideal es que guardéis el disfraz de Papá Noel para que cada año se lo ponga una persona diferente. Lógicamente, no podrán hacerlo los padres de los más pequeños para que no les echen en falta. Aunque seguro que están tan entusiasmados con la llegada que ni se acordarán de sus padres. Si preguntasen, tened un plan tipo: ‘Juanito está en el baño’ o algo similar.

Con esta forma tan original de entregar los regalos de Navidad, conseguirás que tus familiares abran su regalo con gran emoción mientras Papá Noel hace todo lo posible por entregarlos de forma divertida, contando chistes o incluso marcándose un baile.

Un consejo: luz tenue y música navideña de fondo ayudarán a crear la magia de un momento increíble que jamás olvidaréis. Y más importante: cuidado con los tirones de barba de los pequeños. No queremos que os descubran, sujetadla bien con una cinta de doble cara especial.

Unos misteriosos paquetes

Si te parece algo complicado que Papá Noel pueda ir este año a tu casa, hay muchas formas más de hacer algo especial durante esa noche. En esta ocasión, nos centraremos en cómo convertir los regalos en algo diferente para que este año puedas sorprender a todos tus familiares. Ahí van varias ideas:

    1. Envuelve los paquetes varias veces. Compra el triple de papel de regalo que los años anteriores y algunas cajas. Envuelve cada regalo varias veces o, si es algo pequeño, mételo en una caja y esa, a su vez, en otras más. Así, la persona que vaya a abrirlo pensará que nunca va a llegar a ver su sorpresa. Puede ser estresante, pero seguro que le sorprende y se divierte.
    2. Deja los regalos abiertos. Una opción graciosa es hacer que tus familiares se encuentren todos sus regalos ya abiertos, sin papel envolviéndolos e, incluso dispuestos de una forma que simule que alguien los ha utilizado. Un ejemplo: si vas a regalar un libro, déjalo encima de la mesa del salón con un marcapáginas y junto a una vela y una taza de café. Aunque parezca antinavideño, será algo que, sin duda, dejará boquiabiertos a todos los invitados.
    3. Juego de pistas. La conocida ‘Búsqueda del tesoro’ es una de las formas más comunes de divertirse en familia o entre amigos, ¿por qué no usarla en Navidad?

Libro abierto regalo de Navidad

Crea formas originales con tus regalos

Como venimos diciendo a lo largo de este post, en muchas ocasiones, lo importante no es el regalo en sí sino la forma en la que lo entregas. Esto se acentúa todavía más si el regalo que has comprado es algo recurrente en cada Navidad, como puede ser un perfume, ropa interior o dinero. Por eso, nos parece esencial que conozcas ideas de formas originales para dar tus regalos. ¡Hay muchísimas maneras y miles de vídeos en Internet, pero aquí te dejamos algunas!

Los calcetines o la ropa interior son uno de los regalos más versátiles a la hora de presentarlos con formas originales. Enróllalos sobre sí mismos de manera que queden abiertos por un extremo para disponerlos en forma de ramo simulando que son flores. En este vídeo te dejamos otra opción interesante para que tus calcetines parezcan cucuruchos de helado.

Otro regalo sencillo de presentar en distintas formas es el dinero. Para una de sus múltiples formas, solo necesitarás toallas pequeñas de color verde y plegarlas de forma lo más alargada posible. Coge tus billetes y, conforme vas enrollando la toalla, vas introduciendo el dinero. De esta forma, tu regalado se encontrará varias toallas verdes, pero no verá que entre sus pliegues hay billetes. Decóralas con un lazo rojo para que parezca algo más navideño.

También puedes presentar tus regalos en forma de tarta. Si tu regalado es un niño o un adulto a quien le encante el material escolar, puedes comprar cajas de rotuladores y pinturas, tijeras y cartulinas, y disponerlos alrededor de una base de corcho en forma de tarta. Así, aunque le hayas regalado algo bastante habitual, la forma en la que se lo encontrará será sorprendente.

Otras ideas más sencillas para dejar los regalos de Papá Noel

  • Opta por las bromas. Papá Noel siempre se ha caracterizado por ser bastante simpático, así que ¿por qué no gastar unas bromillas a sus regalados? Una idea que puede resultar graciosa (sobre todo para ti) es envolver alimentos que odien tus amigos y familiares. ¡Imagina su cara cuando crean que ese es su regalo! Por supuesto, después de abrir el regalo de broma, puedes darles el de verdad.
  • Crea caras simpáticas en los paquetes. Otra opción para que tus paquetes lleven la firma de Papá Noel es comprar cartulinas, rotuladores y otros objetos para crear caras en el papel de regalo. Utiliza aspectos característicos de tus familiares para que así cada uno pueda identificar cuál es su paquete sin que haga falta poner el nombre. Por ejemplo, si tu padre tiene bigote, pónselo a la cara de su regalo.
  • Regala una pista. Para seguir con el buen humor de Santa Claus, puedes jugar con la astucia de tus regalados y ofrecerles pistas en lugar del regalo en sí. Esta opción es distinta a la conocida ‘Búsqueda del tesoro’ porque no hay que recorrer la calle o la ciudad, sino que, a través de una sola pista, deberá adivinar cuál es su regalo. Te dejamos unos ejemplos: si vas a regalar un viaje, dale una bola del mundo; si es un pase a un spa, un albornoz; y, si es algo de ropa, unas cuantas perchas. Acompaña el paquete con una nota del tipo: ‘¿Eres capaz de adivinar tu regalo con esta pista?’.

Cómo poner los regalos de Reyes

El otro momento más especial de cada Navidad es, sin duda, la llegada de los Reyes Magos de Oriente. Melchor, Gaspar y Baltasar entran en las casas para dejar los regalos a todos aquellos niños, y no tan niños, que se han portado bien durante el año.

Una vez más y del mismo modo que ocurre con Papá Noel, la rutina de esa noche suele ser la misma de año en año. Y aunque es algo que seguramente suponga una tradición en tu familia, queremos darte una serie de ideas para colocar los regalos de Reyes de forma diferente este año y, ¿por qué no?, que todos los adultos vuelvan a emocionarse con ‘Los Magos’.

Una carta desde el Lejano Oriente

Una idea original y que puede resultar divertida para los niños es preparar una carta escrita por “los propios Reyes Magos”. Fírmala por ellos e incluye anécdotas que les hayan ocurrido a pequeños y mayores durante el año, comportamientos buenos y malos que han tenido, y anímalos a seguir siendo buenas personas en el año que acaba de comenzar.

Haz que los Reyes muestren el orgullo que sienten por todos ellos. Eso hará que el momento de abrir los regalos sea algo súper emotivo. Todo el mundo se sentirá muy especial cuando le digan las acciones buenas que ha cometido durante el año.

Leer la carta en familia antes de entrar en la estancia de la casa donde se encuentran los regalos será algo muy bonito. Si todavía lo quieres hacer más emotivo, puedes dedicar una canción personalizada a tu pareja, tus padres u otros familiares diciéndoles lo importantes que son para ti. Así, además de recibir un regalo material, les harás entrega de una experiencia que no olvidarán jamás.

Una llamada inesperada

Del mismo modo que con la carta, puedes hacer que los propios Reyes Magos llamen a alguno de tus familiares. Sin duda, esta es una opción pensada para los más pequeños de la casa, que serán quienes queden más impactados y sin poder creerse que un Rey les ha llamado. Sigue los siguientes pasos para que todo quede perfecto:

  1. Habla con algún familiar o amigo y cuéntale lo que quieres hacer.
  2. Pídele que practique una voz diferente y que llame a tu móvil desde un número oculto.
  3. Establece un día y una hora para asegurarte de que estarás con el niño o niña protagonista de la historia. Puedes elegir hacerlo antes del Día de Reyes, así todavía estará más expectante.
  4. En el momento de la llamada, el “Rey Mago” preguntará al niño si se ha portado bien, si espera que le traigan todos los regalos que ha pedido y que quién es su rey preferido.

Cuando el niño a la niña escucha la voz de “un Rey Mago” se abren dos opciones: que se quede tan impactado/a que no le salgan ni las palabras o que se llene de emoción y hable sin parar. En uno y otro caso, lo que está claro es que casi no podrá creerse que ha hablado por teléfono con un Rey Mago y estará deseando que llegue la vuelta al cole para contárselo a todos sus compañeros.

Una presentación “mágica”

Basándonos en la idea de la visita de Papá Noel, los Reyes Magos también pueden llegar hasta tu salón. Aunque parece más complicado porque necesitas que sean tres personas quienes no estén presentes en ese momento, no lo es. Todo solucionado con unas compras en un bazar o tienda tipo ‘Todo a 100’ y algo de imaginación.

En primer lugar, debes comprar accesorios de Rey Mago. Acude a un bazar y hazte con globos, pegatinas de ojos, coronas y barbas. Después, monta las figuras de los Reyes Magos en el salón. Coge varias almohadas, ponlas en tres sillas de forma vertical y coloca por encima capas de disfraces que tengas por casa. Incluso pueden servir mantas antiguas si después las decoras con tonos dorados. Sitúa, a modo de cabeza, los globos con sus ojos, barbas y coronas.

Si puedes, intenta convencer a una persona de que te ayude y de que se disfrace de uno de los Reyes Magos. Así, aunque los otros dos estén hechos de forma casera, habrá uno ‘real’ y será mucho más divertido.

Por supuesto que esta opción no es tan realista como la de Papá Noel, ya que los Magos no son personas. Por eso, utilízala cuando solo haya adultos en la cena o hazle saber a los niños de la familia que únicamente se trata de decoración para que el salón esté más bonito. Sin duda, te ayudará a hacer reír a todos los asistentes.

Otras ideas más sencillas para colocar los regalos de Reyes

  • Etiquetas originales con las figuras de los Reyes para pegar en los regalos. Suelen venderlas en tiendas de ‘Todo a 100’ o en papelerías. Así conseguirás que los regalos luzcan de una forma diferente. Si no encuentras pegatinas de los Reyes en concreto, puedes comprar alguna que sea diferente y graciosa.
  • Envuelve con fotografías. A todos nos han dicho alguna vez que nos portásemos bien porque los Reyes Magos veían lo que hacíamos durante todo el año. Una prueba de ello puede ser envolver los regalos con fotografías de tus regalados de ese mismo año. Así, parecerá que los ‘Magos’ han estado muy pendientes de ellos.
  • Usa las figuras del Belén para guiarte hacia los regalos. Coge las figuras de los Reyes Magos y colócalos en el suelo, en fila india, yendo hacia el árbol o la chimenea. Sin duda es algo distinto que dejará alucinados a los más pequeños, ya que pensarán que han sido los propios Reyes quienes han colocado las figuras.
  • Prepara un buen desayuno para camellos y Magos. Pon leche para los animales y guarda mandarinas peladas, polvorones, turrón o café para los Reyes. Seguro que a los más pequeños les encantará prepararlo y, sobre todo, ver al día siguiente que se lo han comido todo. Esto proporcionará todavía más magia e ilusión cuando os despertéis.
  • Pon zapatos junto al árbol por la noche. Cuando os levantéis, podréis encontrarlos llenos de caramelos, chuches o incluso con algún pequeño susto: carbón dulce para el más travieso de la casa.