A partir de la universidad o cuando empezamos a trabajar, se vuelve más difícil estar cerca de nuestras amistades. Amigos de toda la vida se van a estudiar fuera, otros a trabajar, otros buscan un cambio de aires… Y muchos ya solo vuelven de visita.
Pese a lo que solemos pensar, una amistad no es tan diferente de una relación de pareja. Las dos se basan en la comunicación y la confianza, y nos aportan muy buenos momentos. Sin embargo, la amistad es más libre, y no se pierde tan fácilmente, pero también hay que cuidarla.
La distancia pone a prueba nuestra relación con esa persona que se va lejos. Si el vínculo es fuerte, no cuesta nada superarla. Eso sí, hay que esforzarse para que funcione. Por eso, en este artículo te vamos a dar algunos consejos para cuidar y conservar una amistad a distancia, independientemente de los kilómetros que os separen.

Dile que es importante para ti

Algo curioso de los amigos es que muchas veces no les decimos lo importantes que son para nosotros, pero siempre es bueno hacerlo. Especialmente cuando hay distancia, para que sepan que no están solos. Tampoco es necesario hacer un gran gesto para decir a alguien que te importa. Muchas veces es mejor algo sencillo. Puede ser, por ejemplo, una carta o una foto de los dos. Y si quieres que se emocione, puedes crear una canción personalizada para decirle que es el mejor amigo que podrías tener. No hace falta una fecha especial para hacerlo, pero también puedes esperar a su cumpleaños ¡y hacerlo más divertido!

Piensa en lo positivo

Cuando nuestro amigo o amiga se acaba de ir, pasamos unos días malos, echándole de menos y pensando en que no queremos perderle. Pero la mala racha tiene que durar muy poco. Piensa en todas las cosas buenas que ofrece la distancia. La primera es fácil: la posibilidad de viajar. Un día puedes invadir la casa de tu amigo e ir a hacer turismo por su nueva ciudad. Así podrás conocer su vida, su trabajo, a sus amigos… Y cada vez que os veáis será mucho más especial.
Además, seguramente la distancia hará que evitéis muchas discusiones estúpidas. Al fin y al cabo, a nadie le gusta discutir por mensaje, y cuando os veáis no querréis perder tiempo con problemas.

Mantened la comunicación

amigos chateando

La distancia es la excusa perfecta para estrechar lazos con ese amigo que se va lejos. Al principio te contará sobre el nuevo trabajo, cómo es la ciudad y otras cosas que vaya descubriendo. Pero después tenéis que hacer un esfuerzo por mantener el interés, aunque si vuestra amistad es fuerte, eso no será un problema. Además, ahora es más fácil que nunca estar en contacto constante, con las redes sociales o incluso mediante videollamadas. Así que ni siquiera tenéis que echaros de menos.
Lo bueno de la amistad es que no es tan continua como puede ser la relación de pareja. Es decir, podéis estar días enteros sin saber nada el uno del otro, pero pasaros una noche entera hablando en cuanto surge algo. Por eso, no hace falta que forcéis las conversaciones, dejad que salgan de forma natural.
También es necesario conservar la confianza. Si le contabas todo a tu amigo antes de que se fuera, sigue haciéndolo. Piensa que nada ha cambiado entre vosotros, ni tiene por qué hacerlo. Por otra parte, si tenéis cualquier problema, habladlo tranquilamente y cuanto antes para evitar que se convierta en algo grave o en motivo de rencor.

Compartid cosas

Otra cosa importante es tener cosas que os unen. Pueden ser actividades como videojuegos online o foros de internet. Así podréis compartir algo más que conversaciones. Será sano para vuestra relación, crearéis nuevas tradiciones y pasaréis ratos muy buenos.
Pero esto no significa que tengáis que dejar de lado lo que compartíais antes de estar separados, sino todo lo contrario. Si alguien de tu grupo de amigos se ha ido fuera, seguid contándole todas las anécdotas graciosas y las bromas que se vayan creando. Así no dejará de sentirse parte del grupo, y cuando vuelva de visita no se perderá las bromas internas.

 

Aprovechad el tiempo que tengáis juntos

Sacad el máximo provecho de los viajes. Da igual quién haya ido de visita, intentad hacer del tiempo que tenéis algo especial. Está bien ir a tomar algo y poneros al día, pero también podéis buscar cosas diferentes. Por ejemplo, jugar al baloncesto si solíais hacerlo o ir a un karaoke. Son cosas divertidas que luego seguro que recordaréis.

amigas hablando en el bosque

La distancia es solo una prueba en la amistad. Si es fuerte, no será difícil conservar la relación intacta, y quizá incluso más estrecha. Eso sí, la distancia también sirve para comprobar qué merece la pena y qué no. A veces también es bueno aceptar que una amistad se ha acabado, y no se puede forzar si la relación ya no es buena.
¿Tienes algún amigo o amiga lejos? Cuéntanos en los comentarios si os vais a ver dentro de poco, ¡estaremos encantados de leerlo!