Antes de criticar a esa persona… lee completamente este post y piénsalo de nuevo.

En esta entrada del blog queremos compartir y reflexionar acerca del poder de la empatía. Aprender a ponernos en la piel del otro antes de señalarlo con el dedo y simplemente criticarlo sin más.

También te mostraremos lo que se puede hacer para desarrollar y cultivar la empatía.Ser capaz de empatizar significa ser capaz de identificar y comprender las acciones y emociones de otra persona.

Significa ser consciente de los problemas ajenos, sin experimentarlos

A veces se vuelve complicado poder entender lo que está sufriendo una persona si no lo has sufrido por ti mismo. Podemos contemplar infinitos ejemplo en la vida cotidiana de cada uno de nosotros.

Por ejemplo, es relativamente común que algunas personas con un buen trabajo o que nunca han estado desempleadas critiquen sobre la gente que está en paro pensando que son unos perezosos y realmente no quieren trabajar. Pero si esa misma persona de repente experimenta la dificultad de encontrar un trabajo, su punto de vista puede cambiar drásticamente.

Sin duda, la capacidad de empatizar con los demás es relativa a la capacidad de una persona para identificar, sentir y entender sus propios sentimientos.

Otro aspecto del que depende la empatía es la inteligencia emocional.

Se podría decir que este tipo de inteligencia no tiene mucho o nada que ver con la capacidad intelectual para estudiar una emoción, sino mucho más con la experiencia de estas emociones. “Se trata de la capacidad humana de sentir, entender, controlar y modificar los estados emocionales de uno mismo y también de los demás.”

Si una persona ha experimentado una variedad de estados emocionales y sentimientos como la felicidad, la alegría, la derrota, la tristeza y la ansiedad, entenderá con mayor facilidad los problemas y sentimientos de otra persona.

Saber empatizar muchas veces parece que es un don de solo unos pocos debido a su forma de ser. Pero mentiríamos si dijéramos que no es posible trabajarla para comprender y entender mejor los sentimientos de los que nos rodean.

¿Cómo desarrollar y aumentar la empatía?

3 puntos básicos para lograr empatizar

1. Aprender a ponerse en el lugar del otro.

Párate un momento a pensar en la situación más reciente en la que has acabado discutiendo o enfadado con tu pareja, tus padres, tu jefe, por cualquier razón.

Ahora trata de recordar esa situación de la forma más impersonal que puedas. Deja por un momento a un lado (aunque no sea sencillo) tu punto de vista, tus argumentos, tu razonamiento y trata de analizar la discusión que tuviste con esa persona desde el otro lado.

Intenta ver el punto de vista (sin que el tuyo aparezca de por medio) de la persona que te hizo enojar tanto. Métete en la piel de esa otra persona y libérate de tus argumentos por unos instantes. No importa lo arrogante, ilógico que te parezca su opinión. Mantente imparcial por unos minutos y analiza todo desde la otra parte.

Al comprender las razones detrás del comportamiento de la otra parte, habrás logrado un paso importante para mejorar tu nivel de empatía.

No te desanimes si no lo consigues a la primera, a veces es realmente difícil descubrir y entender esa razón en particular.

2. Pregunta a los demás sobre su perspectiva. Haz de “periodista”

Tan simple y útil como el título, pregunta a los demás acerca de la perspectiva que tienen sobre determinados temas haciendo énfasis en cómo se sienten con respecto a una situación específica.

Tendrás una declaración con la que realizar una comparación respecto a tus propias impresiones y sentimientos, y trata de comprender el porqué de la perspectiva de los otros.

Mucha gente no hace este simple ejercicio por inseguridad, por miedo a que la otra persona le pueda hacer cambiar de opinión. Esto nos hace ser personas limitadas, inseguras y orgullosas.

Serás más feliz entendiendo otros puntos de vista y respetándolos, porque muchas veces no hay una única razón, sino diferentes formas de ver las cosas.

Una forma más fácil tal vez de aplicar el punto 1, pero con el añadido de estar en tiempo real y sin enfadarte o discutir.

El truco es hacer de “periodista”, debate con el propósito de poder profundizar más en las opiniones y sentimientos de la otra parte, tratando de lograr el objetivo principal, empatizar.

3. Descubrir las similitudes y no las diferencias

En este mundo a menudo tan egocéntrico, parece que muchos han olvidado que no son los únicos en búsqueda de la felicidad. En general tendemos a centrarnos en nosotros mismos y olvidarnos de los demás, lo que nos hace ver muchas más diferencias entre nosotros y ‘ellos’. Pero la realidad es que todos somos iguales.

shutterstock_251664130

No importa nuestro fondo ético, color de la piel u orientación sexual o religiosa, todos estamos luchando por alcanzar la felicidad. Además, cada uno de nosotros está tratando de evitar la tristeza y el sufrimiento en el mejor de los casos.

Por tanto, en lugar de cegarse por las diferencias superficiales que nos separan de la otra persona, debemos tratar de reconocer los puntos en común que compartimos con ella.

Si de verdad queremos mejorar nuestras habilidades empáticas debemos estar dispuestos a aumentar la comprensión del comportamiento de los demás.

Esperamos que te haya gustado el post y sea útil en tus relaciones sociales.

Recuerda: ser empático te hará ser más capaz, tener menos problemas, discusiones y más feliz.

Para trabajarlo e intentar ponerse en el lugar del otro analiza como si fueras un “periodista” sus puntos de vista y cómo se siente intentando priorizar las cosas en común.

No olvides compartirlo con tu gente, así, con un poco de suerte, podrán ponerlo en práctica contigo mismo 😉